"Diversos estudios han puesto de manifiesto que el nivel de "concienciación" y "sensibilización" hacia la problemática ambiental es muy alto en nuestro país (Álvarez, De la Fuente y García, 1997; Álvarez y De la Fuente, 1998; Amérigo y González, 1996; Aragonés, 1997; ....), siendo considerados como problemas más graves la desforestación y la escasez de recursos hídricos, problemas ambos estrechamente relacionados con los incendios forestales. No cabe duda, por tanto, acerca de lo acertado de la inclusión de éste delito medioambiental (artículos 352 a 354 del Código Penal) en el catálogo de los que han de ser objeto de enjuiciamiento por el Tribunal del Jurado, al pretender recoger los tipos "que tienen un acreditado interés superior en la conciencia ciudadana" (López-Muñoz, 1995)."