"En el ámbito de los estudios de calidad visual del paisaje, los estudios de preferencia ambiental han perseguido determinar ésta a través de las respuestas que los individuos "no expertos" manifiestan sobre los lugares evaluados. Dichas respuestas se han utilizado, generalmente, con el objetivo de desarrollar modelos predictivos de calidad visual - desde la perspectiva de los usuarios- (modelos psicofísicos) o como un índice a partir del que desarrollar marcos conceptuales y teóricos que puedan explicar el comportamiento estético (modelos cognitivos). Dentro de este último capítulo de estudios, algunos trabajos se han interesado por utilizar los juicios estéticos como un medio para explorar los procesos de categorización (y/o de atribución de significado) que caracterizan las transacciones entre los individuos y sus entornos físicos (véase, para una revisión, Kaplan y Kaplan, 1989)."