Este trabajo pretende exponer como se llevó a cabo la contrastación de un modelo teórico de la apropiación del espacio (Korosec-Serfaty, 1976; Pol, 1996, 1998; Wiesenfeld, 1997) en el barrio de la Trinitat Nova de la ciudad de Barcelona. Su finalidad es la de intentar comprender a través de que mecanismos se articulan los vínculos que las personas establecen con su barrio y de que manera las personas viven su barrio como un espacio propio y no ajeno. Para ello se parte principalmente de propuestas teóricas elaboradas por Pol (1996) teniendo en cuenta otros desarrollos teóricos cercanos (Altman y Low, 1992; Twigger-Ross y Uzzell, 1996; Devine-Wright i Lyons, 1997) y las consecuencias que de esta forma pueden derivarse con respecto a la gestión del espacio urbano, su sostenibilidad y la participación.