Existe ya una línea consolidada de investigación que pretende analizar cómo se estructuran las relaciones sociales dentro de un grupo, evidenciadas mediante los procesos de elección social intragrupo que se realizan de forma continuada, y desde una perspectiva conceptual nos situamos en un marco de referencia socioconductual (Santoyo y Espinosa, 1988; Santoyo, 1994; Santoyo, 1996). El planteamiento metodológico desarrollado hasta el momento se ha diversificado, contándose con el bagaje proporcionado por un sistema de observación conductual de interacciones sociales (Santoyo y Espinosa, 1987; Santoyo, Espinosa y Bachá, 1994), un análisis ponderado de las diferentes decisiones metodológicas (Santoyo y Espinosa, 1991), que tienen en cuenta la dirección, contenidos, calidad y agentes sociales implicados en el intercambio social (Santoyo, Espinosa y Bachá, 1994), y los resultados obtenidos en diversas investigaciones (Paredes y Santoyo, 1998; Pulido, Fabián y Santoyo, 1998).