Bajo el marco de la Psicología Ambiental diversos autores han resaltado el papel del ambiente físico en el funcionamiento de hospitales, al servir como mediador en la promoción y facilitación de los servicios de atención a los pacientes, y como contexto para una estancia segura y confortable para sus diversos usuarios. En México, existe un creciente interés por conocer el impacto de las características físicas y sociales del ambiente sobre el estrés ambiental en hospitales especialmente en los de carácter público, ya que no se cuenta con el conocimiento suficiente que permita el sustento empírico del impacto de tales aspectos y del papel que juega el tiempo de espera de la atención médica en los pacientes. Tales consideraciones revisten una gran importancia, en virtud de que se pueden adoptar medidas correctivas o mejor aún preventivas que probablemente no impliquen grandes costos económicos y si en cambio, ofrezcan beneficios a mediano y largo plazo para las instituciones públicas de salud, al identificar fuentes de estrés ambiental que puedan eliminarse o mejor aún prevenirse antes de que puedan generar nuevos y/o mayores problemas en la salud de los pacientes.