En el marco general de los estudios sobre preferencia ambiental, el objetivo de este trabajo ha sido analizar la capacidad restauradora de los ambientes urbanos en relación con la presencia o ausencia de vegetación. Los resultados obtenidos muestran un mayor grado de restauración de los ambientes urbanos con escenas naturales frente a aquellos otros que carecen de elementos naturales. Los beneficios psicológicos de los ambientes naturales han sido puestos de manifiesto en numerosas investigaciones. Permanecer durante un breve periodo en un entorno natural permite restablecer capacidades cognitivas relacionadas con el procesamiento humano de la información, especialmente la capacidad de atención y concentración y la propiedad de reducir la fatiga de la atención dirigida (Kaplan y Kaplan, 1989; Kaplan, 1995).