"Partiendo de las coordenadas teóricas del concepto antropológico de globalización, en las que se inscribe la sociedad actual, el objetivo de este trabajo es reflexionar sobre el papel que desempeña la recuperación de determinadas facetas de la cultura gallega, en concreto aquéllas que están ligadas a la recuperación de algunos oficios artesanales, en la interacción entre la cultura global y la local. En la identificación que tiende a hacerse entre el momento presente y el fenómeno globalizador, cabe precisar que éste "é un proceso multifacético que, con ritmo e sorte diversa, acompaña ó home dende que comenzou a súa andaina pola terra". Independientemente de su posible datación histórica, el proceso de globalización se caracteriza por dos rasgos de marcado interés para nuestro estudio: en primer lugar, lo que se define como un proceso fundamentalmente económico alcanza, cuando no ocupa de lleno, el plano social, puesto que, a pesar de la abstracción que parece llevar implícita la actividad económica, ésta se desarrolla en realidad sobre espacios físicos y sociales concretos; en segundo lugar, como respuesta casi inmediata al proceso globalizador, se produce "lo que algunos consideran como un resurgir de las identidades" y que ha supuesto la confrontación de dos términos no excluyentes sino complementarios: lo global y lo local. Frente a la uniformización y homogeneización que supone el triunfo de la cultural global en cualquier parte del mundo -gracias, entre otros factores, al constante fluir de información propiciado por la expansión de las nuevas tecnologías, cuyo desarrollo alcanza cotas realmente vertiginosas- se produce también un "potenciamiento das especificidades locais susceptibles de seren valorizadas"."